Las Trece Argucias de la Manipulación de Embaucadores y Políticos: Tercer Estado por Gerardo Brauer

Las Trece Argucias de la Manipulación de Embaucadores y Políticos: Tercer Estado por Gerardo Brauer

Titulo del libro: Las Trece Argucias de la Manipulación de Embaucadores y Políticos: Tercer Estado

Autor: Gerardo Brauer

Número de páginas: 96 páginas

Fecha de lanzamiento: March 3, 2018

Editor: PoeGnosis

Obtenga el libro de Las Trece Argucias de la Manipulación de Embaucadores y Políticos: Tercer Estado de Gerardo Brauer en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Gerardo Brauer con Las Trece Argucias de la Manipulación de Embaucadores y Políticos: Tercer Estado

Hasta la presencia de éste libro había más recursos de engaño, manipulación y simulación que técnicas para detectar aquéllos y a quienes los usan de diversas maneras para diferentes escenarios de manipulación. Tras la lectura, usted lector ya no será sorprendido ni por sublimados vendedores de soluciones etéreas o falaces aspirantes a cargos públicos o privados. Para que haya un embaucador se requieren de cientos o miles de crédulos creyendo creerle. Denunciemos el discurso político y de otros manipuladores de la palabra y que tienen el privilegio de alguna palestra de alcance social. Es la finalidad del siguiente divertido análisis, pues los perfiles de los grandes manipuladores llegan a ostentar sendos cargos de responsabilidad política, social y hasta de alcance global. Tratándose de elecciones a sendos cargos políticos, debemos observar detenidamente la orientación de los candidatos hacia una política con sentido humano, y su capacidad de desarrollar una economía con capitalización social. En este milenio de la mente, del conocimiento por el conocimiento mismo, no puede haber otra dirección de liderazgo social. Hubo el tiempo en que separé el liderazgo empresarial y ejecutivo del liderazgo social y de los funcionarios. Hoy cada vez es imperiosa la semejanza entre ambos. Sin embargo, en México hay una diametral diferencia, al no existir ningún tipo de liderazgo y sí un manipulador hábil manejador de cotos de poder. Desde el podio que alcanza al lograrlo, manipula a una masa acostumbrada a la simulación. Finalizó la Guerra Fría, se despolarizó el mundo, aunque creció la marcada diferencia entre norte y sur. De tal manera que en el proceso globalizador otros factores ya dominan el escenario mundial. Pareciera que ya no se requieren figuras connotativas de focalización de ideologías y los grandes manipuladores ya no son quienes dan la cara: apuntalan a figuras con carisma. La insurrección civil de la Primavera Árabe es muestra de una emancipación social sin precedentes y sin evidentes líderes. Esto los empoderó y los gobiernos que terminaron derrocados nunca supieron a quién apresar y hacia dónde pegarle al levantamiento en la cabeza para que el cuerpo se venciera. Pero resultó que con las mismas armas tecnológicas, redes sociales y la velocidad de las comunicaciones, esos que derrocaron fueron atacados al salirse de la perspectiva de horizonte del Canon Mundial. Aun sin rostros evidentes de quienes realmente manejan el mundo, habrá quienes den el sentido humano a sus procesos de lograr el poder. Identificar su autenticidad es fundamental y ésta se sustenta en su credibilidad y confiabilidad. Pero no es suficiente para presidir una nación si no posee lo que llamo “vocación de patria”.
¿Cómo detectar al farsante del auténtico líder?
Es el reto de nuestros tiempos.
Dependiendo del valor social de cada una de las propuestas del aspirante a un cargo de alcance social y político, contendrá el peso específico de la potencial aportación hacia quienes tienen sólo una oportunidad para determinar que es el individuo idóneo. Fallar en una elección atrae como consecuencia desde la pérdida de los mejores años productivos de una generación hasta una guerra civil o mundial. El problema ahora estriba en el dominio de Partidos Políticos con su capacidad única de elegir a individuos más interesados en pagar las grandes facturas a sus padrinos políticos. Muchos de ellos son sectores industriales, militares o financieros, o quienes ya concentraron el poder con cargos anteriores y, entonces, el pago es gigantesco y nunca se ve una mínima aportación de quienes nos restregaron tales Partidos Políticos. Detectar el verdadero sentido de sus mensajes, caerles en la falsedad o darles el privilegio de la veracidad, es la finalidad del presente libro. ”Dime cómo das énfasis a tus frases y sabré de tu poder de convencimiento”. Cuando se descubre un engaño o estafa queda el consuelo: aprendimos la lección. Pero la confianza, nunca se recupera.