En estado de gracia: Conversaciones con Edmundo Valadés - Fundación Manuel Buendía por Miguel Ángel Sánchez de Armas

En estado de gracia: Conversaciones con Edmundo Valadés - Fundación Manuel Buendía por Miguel Ángel Sánchez de Armas

Titulo del libro: En estado de gracia: Conversaciones con Edmundo Valadés - Fundación Manuel Buendía

Autor: Miguel Ángel Sánchez de Armas

Número de páginas: 201 páginas

Fecha de lanzamiento: February 12, 2017

Editor: Fundación Manuel Buendía

En estado de gracia: Conversaciones con Edmundo Valadés - Fundación Manuel Buendía de Miguel Ángel Sánchez de Armas está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Miguel Ángel Sánchez de Armas con En estado de gracia: Conversaciones con Edmundo Valadés - Fundación Manuel Buendía

¿Un escritor nace o se hace? ¿El cuento es un género menor en la literatura? ¿El periodismo nutre al proceso creador o es un lastre, una tara para el escritor? Estas son algunas de las preguntas que Miguel Ángel Sánchez de Armas y Edmundo Valadés exploraron en 1985 durante las animadas tertulias que se recuperan en este libro. A la distancia, aquel intercambio vital, apasionado y divertido entre un escritor ya consagrado y un joven periodista que se aproximaba a su vocación literaria es una mirada íntima, en ocasiones dolorosa y en otras divertida, al proceso de la creación literaria.
En el siglo XX no hubo en México y América Latina divulgador más importante del cuento como género literario que Edmundo Valadés. Periodista, escritor, formador de generaciones de cuentistas en todo el continente, fue autor de una obra literaria que, si es relativamente breve, según Evodio Escalante lo coloca como "un cuentista de primer nivel, sobre todo con ese cuento que se llama 'La muerte tiene permiso'", que el propio Juan Rulfo "apreciaba como un ejemplo de la escritura del cuento en México".
Valadés hizo la más formidable aportación a la divulgación de la cuentística en lengua hispana con su revista El Cuento, lamentablemente hoy desaparecida, pero cuyas páginas conservan viva, vibrante y luminosa, la antología universal del cuento.
"A El cuento, que es parte de la obra personal de Edmundo Valadés, se debe en gran medida que […] la narrativa breve mexicana florezca (no encuentro palabra más descriptiva) como nunca, y tantos jóvenes y tantas muchachas sientan la perdurable fascinación del más antiguo y el más nuevo de los géneros", ha dicho Margo Glantz
A Edmundo, dijo José Emilio Pacheco: "Le tocó nacer en la generación de Arreola, Revueltas, Rulfo. No se parece a ninguno de los tres y al mismo tiempo hay en él algo de sus contemporáneos, y no podría ser de otro modo. Valadés rompió las falsas fronteras entre narrativa fantástica y realista, literatura urbana o rural. No cedió a ninguna prohibición: ha hecho cuentos magistrales que valen por sí mismos y también se anticipan a bastantes cosas que llegaron después. Le debemos narraciones de infancia y adolescencia, cuadros del holocausto nuclear, vasos comunicantes entre historia y vidas privadas".
Edmundo Valadés llegó adolescente a las redacciones. Fue reportero, editorialista, columnista y responsable de secciones culturales en revistas y periódicos y en uno de los primeros noticiarios de la radio mexicana. También trabajó en oficinas de prensa, condujo talleres y fue presidente de la Asociación de Periodistas Cinematográficos de México. Fue recipiendario de la Medalla Nezahualcóyotl, del Premio Nacional de Periodismo y del Premio Rosario Castellanos.
"Poder leer es ya no volver a estar solo", dijo memorablemente el gran cuentista. Desde temprana edad, los libros le fueron compañeros inseparables y en ellos contrajo ese bello "vicio impune", el único que no suscita remordimientos: el de la lectura. En estas páginas el lector conocerá a un Valadés que nunca perdió la capacidad de asombro, que habitó permanentemente un mundo de fascinación y ensueño nutrido por las lecturas que le confeccionaron una utopía infantil y que lo acompañaron hasta su partida al lugar de los libros infinitos.