Mi Fracaso Personal par A. Roa

Mi Fracaso Personal par A. Roa

Titre de livre: Mi Fracaso Personal

Auteur: A. Roa

Broché: 125 pages

Date de sortie: May 7, 2017

Téléchargez ou lisez le livre Mi Fracaso Personal de A. Roa au format PDF et EPUB. Ici, vous pouvez télécharger gratuitement tous les livres au format PDF ou Epub. Utilisez le bouton disponible sur cette page pour télécharger ou lire un livre en ligne.

A. Roa avec Mi Fracaso Personal

Por diferentes razones que ahora no explicaré, aunque puede que lo haga más adelante, el verano de 2003 fue el primero que pasé íntegro en Barcelona. Es decir, desde el día que terminé el instituto hasta el día que comencé la universidad dormí siempre en mi cama de Barcelona, y bueno, como muchos pensaréis, es un plan aburridísimo. Mi principal problema fue la soledad, y si además a está soledad individual le sumamos la soledad a la que están sometidas las calles de Barcelona en agosto, pues sufrí una soledad total.

Para mí el verano siempre ha estado dividido en 4 partes. La primera parte son las semanas siguientes a cuando se acaba el colegio. Las mejores de todo el verano. Después de todo el estrés, los madrugones y los nervios escolares, el poder tirarme toda la tarde echado en el sofá e irme a dormir cuando quiera es un placer. Una vez que este “no hacer nada” se convierte en algo aburrido, porque al fin y al cabo el cuerpo necesita hacer algo, el verano entra en su segunda fase, que va desde ese momento hasta el 31 de julio. En este periodo te montas tu vida de verano y buscas cosas que hacer cada día: clases, academias, quedas con tus amigos y todo eso. Luego llega agosto, se supone que te vas de viaje a algún sitio, o vas a tu casa en la montaña o en la playa con tus padre, quienes también tienen fiesta. Y por último está la fase depresiva, desde que acaba agosto hasta que empiezas el colegio o lo que te toque. Es la fase de preparación psicológica, cuando te encuentras llorando estirado en la cama por el verano que termina.

Pues bien, las dos primeras partes concluyeron con éxito, pero la tercera no. La tercera fue una prolongación de la segunda, pero claro, sin amigos, quienes están en su fase tres, y las academias, cursillos y todo eso ya finalizaron, así que me quedé sólo en mi casa, remarco sólo, sin nada que hacer. La sensación de no tener nada que hacer era tan claustrofóbica que se me paralizaba el cuerpo cada vez que me acordaba y miraba las paredes de mi cuarto sin ver nada más que un infinito blanco. Para intentar salir a la calle una vez cada día y respirar aire puro tuve que sacar actividades de donde no las había y crear una especie de calendario semanal para tener siempre cosas que hacer.

Hoy es lunes, así que si no surge ningún imprevisto me toca ir a la biblioteca. Me levantó a las diez y media, desayuno, juego a la PlayStation y leo algún libro. Ahora estoy leyendo el Valle de los Caballos, lo recomiendo, aunque tiene un alto contenido de sexo sin sentido. Sobre la una llega mi madre de trabajar y comemos. Después de comer me leo un cómic, cada día uno diferente, y luego veo la tele, juego a algún juego del ordenador, bajo a comprar algo o me pongo a escribir algún libro, como ahora; hasta que más o menos son las seis, entonces me preparó, me visto, cojo el carné y el material a devolver y voy a la biblioteca.

Primero me gusta coger alguna revista de videojuegos u ordenadores, sentarme en una de esas butacas y tirarme una hora leyendo y releyendo todo. Luego me subo al piso superior y me pongo a buscar algún libro, en especial los de la sección de ciencias. Me apasionan los libros sobre la evolución y genética. Yo iba para biólogo o geólogo, pero la presión social y algunas recomendaciones me hicieron decidir por la informática, que es lo que empezaré el año que viene. Estaba yo ojeando el cráneo de un neandertal, mi especie preferida, cuando un extraño ruido se interpuso en mi vida.

- Psssss.